>A mis queridos amigos de COVAL, incluyendo mi propio cuerpo.

>

No me podéis ver. Os escribe el corazón de un hombre que cree en la magia de la comunicación como método universal para conseguir que el fracaso, el éxito y la sabiduría sean las justas consecuencias de cada paso que damos. Así que he decidido hacerme portavoz de la conciencia del cuerpo al que pertenezco y que últimamente anda inmersa en un mundo místico que provoca las muecas irónicas de su propio silencio.

Él os propuso un proyecto. Algo nada original, pues habla de los hombres y mujeres que ya existieron, y de la relación que mantienen ambos con sus creencias religiosas, su soberbia, su afán de cambiar el mundo y el miedo a no poder cumplir sus sueños antes de que la muerte les impida sentirse reconocidos. Tanto es así, que algunos de ellos se autoproclamaron inmortales para no tener que estar pendientes del pulso que su imaginación mantenía con el tiempo. Y aun así pierden la paciencia de vez en cuando.

Y pensó en vosotros, grito grande de cuerpos, voces y amor que tan dignamente sabéis hacer que, desde tres paredes y un suelo, se acunen los sentimientos del público.

Y pensó en vosotros, en vuestros rostros, en vuestras almas, para que dierais vidas a los personajes.

Y aprendió de su propio mensaje a esperar sin prisa que algún día, esa máquina de hacer arte que todos formáis, engrane la pieza que ha construido para vosotros.

Javi

PD. Sé que él también lo leerá, y que lo mismo se pone furioso. Pero tendrá que aguantarse, porque sin mí estaría perdido

Share Button

5 Comentarios a ">A mis queridos amigos de COVAL, incluyendo mi propio cuerpo."

  1. Anonymous's Gravatar Anonymous
    8 febrero, 2009 - 0:23 | Enlace permanente

    >Si un hombre puede transmitir tanto en unas líneas, seguramente será autor de una obra de teatro maravillosa, que un día será aplaudida y celebrada y llevada a mil lugares. Te deseo toda la suerte que te mereces.

  2. Anonymous's Gravatar Anonymous
    10 febrero, 2009 - 18:46 | Enlace permanente

    >Madre mía con tanto talento a nuestro alrededor, esto se pone feo para los mediocres.

    Que suerte hemos tenido de caer en este grupo!!!! Aunque nos vamos a quedar para llevaros los cafés y barrer el escenario.

    Dos besos grandes y dos pequeñitos churretosos.

  3. Anonymous's Gravatar Anonymous
    16 febrero, 2009 - 10:43 | Enlace permanente

    >Sólo un mago podría confeccionar una historia con personajes que fueron claves en un tiempo pasado, sólo él sabe lo que es creer con fe en una historia,una historia fabulosa, que de llevarse a cabo algún día sobre un escenario, puede ser un éxito, un gran éxito…Decía mi abuelo con su particular filosofía de la vida:”Paciencia que es el arte de la ciencia”…
    Un beso grande.
    Yol

  4. Anonymous's Gravatar Anonymous
    16 febrero, 2009 - 22:01 | Enlace permanente

    >Si yo fuese actriz me moriria por representar a cualquiera de las grandes mujeres que has elegido como protagonistas de tu historia, de momento me conformo con leerla una y otra vez. No me cabe duda, eres un genio de la palabra y un dios de la imaginacion. Espero que el mundo pueda valorarlo como yo algun dia. Muchos besos.

  5. Anonymous's Gravatar Anonymous
    22 febrero, 2009 - 15:37 | Enlace permanente

    >Mis queridos covalenses: por fin he tenido tiempo de leer la obra que ha escrito nuestro compañero, y me gustaría deciros que me parece muy (pero que muy) digna de ser representada, aunque se aparte de la comicidad que solemos elegir. Puede que haya alguna cosa que convenga retocar para no herir ciertas “sensibilidades”, más toques de humor que añadir, alguna parrafada a simplificar, y bastante que pensar en cuanto a los decorados y puesta en escena; y puede que hasta se pueda hablar con el autor para que imagine un final que impacte más al espectador. Pero sinceramente creo que merece la pena prestar atención a esta obra, muy bien escrita y muy bien hilada, aunque sea de cara a la siguiente temporada. ¡Enhorabuena, Javi! ¡Ah! Me pido Matahari… Un beso. Ana

Los comentarios están cerrados.